La micro-pigmentación capilar, es un procedimiento que está ganando notoriedad, a nivel nacional e internacional. Es una forma de tatuaje aunque muy diferente en su ejecución así como en los resultados finales. Implica el uso de una aguja y tinta muy especializadas para crear el aspecto de un folículo piloso en el cuero cabelludo, creando la apariencia de un corte natural.

El principal beneficio del procedimiento es dar la ilusión de una réplica del folículo piloso sin tener que pasar por el quirófano para una cirugía costosa e invasiva.

Mientras hay quienes se refieren a esta técnica como un «tatuaje capilar», se trata de una alternativa mucho más avanzada, permanente, no invasiva y asequible que la cirugía.

Se requieren 3 sesiones para completar el procedimiento. La primera sesión es la base en la que se trata todo el cuero cabelludo, y 7-10 días más tarde se realiza una segunda sesión para mejorar la primera, y luego la sesión final para perfeccionar las cosas.

Cada procedimiento se adapta de forma específica a las necesidades de cada cliente. Una vez más, el procedimiento es permanente, por lo que se requieren retoques para refrescarlo cada 3-4 años.